martes, 24 de agosto de 2010

VII





<< ¿Sabes? Me conformo con que me quieras cinco minutos... y cinco más, y después cinco más... >>

He decidido empezar a vivir. Vivir de verdad. Vivir improvisando. Vivir por y para mi. He decidido que ya estoy harta. De desperdiciar mi tiempo así, de mi, de él. He decidido que hoy el puso lo voy a ganar yo. Que se jodan. Bueno y de paso, que esta noche también joda yo. 
Hoy salgo a quemar la ciudad. Hoy quiero llamar la atención, que me llamen la atención. Quiero gritar hasta quedarme sin voz y quiero bailar hasta deshidratarme, hasta no poder más. Hoy será el primer día del resto de mi vida. Ah,y por si cabía alguna duda, Adam no pertenece a esta nueva vida. Hoy, capullo, te vas a enterar de lo que has dejado pasar.




Cuando sale es un trueno. Un volcán en erupción. 
A mi cuando sale, me pone. Está bien. Cuando no, también. Pero que os voy a contar si a cualquier ser humano con ojos en la cara este torbellino no les deja indiferente.  
         - Mario, ¿vienes a bailar? ¡Vamos, que están poniendo bachata! No me vas a dejar sola, ¿verdad?
No me vas a dejar sola, ¿verdad?

La hija de puta cómo me conoce. Sabe que no puedo decirle que no y cuando la ocasión se lo permite, que es casi siempre, juega bien sus cartas. Es una auténtica cabrona, una cabrona de las malas. Y... a mi eso me pone aún más.
Bailar con ella es como jugar con fuego. Sabes que puedes quemarte pero aún así te arriesgas. Te mueres de ganas por seguir jugando, por tentar a la suerte. Simplemente, te hipnotiza. Cuando te quieres dar cuenta ya no queda rastro de la colonia que te echaste al salir. Ahora la sustituye un brillante sudor casi atractivo. Al rato te percatas de que como sigas mordiéndote el labio inferior para aguantar las ganas de hacer con ella todo lo que te está pasando por la mente, tarde o temprano, te sangrará.
Y se acerca. Baila más y más cerca. Casi dentro de ti. Hueles su piel. Hueles hasta su respiración. Que no, que no puedes evitar mirar el sudor que corre por su travieso escote para luego bajar hasta su ombligo y adentrarse hasta donde sólo con mi imaginación he conseguido ver.
La notas. Sientes sus piernas bailando entre las tuyas y vuestras frentes pegadas. Cómo retándose. Y que si por mi fuera, yo la reto a lo que sea. A bailar hasta el amanecer. La reto a ver quién mantiene más tiempo la mirada en la del otro - que seguro que ganaría yo, si no hay otra cosa en el mundo que me guste más que su mirada -. La reto a ver quién quiere más a quién. La reto... a que se quede conmigo hasta aborrecerme. A ver quién hace más feliz a quién. La reto a, que si de verdad puede, olvide a Adam para siempre.







6 comentarios:

Revival on top dijo...

me ENCANTA como escribes :)

antma dijo...

cuánta pasión..

Vane_19_26 dijo...

Es que hay bailecitos que...

Mei dijo...

Dios, me encanta, no podía parar.

Romina dijo...

Hola, como estas ???
Permiteme presentarme soy Romina administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
rominadiazs@hotmail.com

Laura. dijo...

Me encanta, me encanta, me encanta!Me he puesto totalmente en el papel..que ganas de fiesta y bachata..jaja. No,ahora enserio, transmites mucho al escribir, llevo bastante rato metida en este blog..
Y lo que más me ha llamado la atencion, es que leyendo tus datos personales creía que estaba leyendo un psicoanalisis mío..que fuerte!
Me voy a pasar por aquí, no dejes de escribir te lo pido!
saludos!:)