sábado, 17 de abril de 2010

Se nos fue la vida por un beso. I

...Se dió cuenta de que no podría dar marcha atrás. Aun que quisiera.
Por desgracia o por fortuna, ese no era el caso...


Domingo. 7:23 a.m. Llegaba de una noche plagada de alcohol, drogas, tíos y música. Era lo que más le gustaba de aquella ciudad que a partir de ahora sería la suya. Lo había decidido. Ya no volvería. Lo quedó bien claro la última vez que se marchó. Porque no fue la primera, pero si la última. O ese era el plan. Pero los planes nunca salen como esperas. La primera vez que se marchó, volvió en seguida. Todavía no era la mujer que hoy en día es. Todavía no sabía lo que se encontraría ahí fuera. Todavía no tenía nada claro. Ni si quería irse , ni si esa era la opción más acertada. Pero ahora si. Ya no quería volverle a ver la cara. Ya no podía exprimir más aquello, no quedaba ni una gota de jugo. La batalla había acabado y había perdido, de paliza. Adam. Adam. Adam. Adam. Era él la razón por la que quería marcharse. Quería salir, cambiar de vida, por Adam. Tenía asumido que él no lo haría por ella asi que, como siempre, tuvo que tomar ella la decisión. La primera vez todavía era una cría y le pudo el corazón. Ahora la razón luchaba con fuerza. En este tiempo había aprendido a crecerse. Era lo que le quedaba si no quería morir aplastada por los sentimientos. Habían pasado 3 meses y Amanda estaba bien, o eso pensaba firmemente.

Domingo. 7:58 a.m. Corría hasta el cuarto de baño pero sin mucho éxito potó encima de su alfombra favorita, la que le regaló su madre. - ¡Mierda! - en ese momento no se le ocurrió nada más inteligente para gritarle al viento.
Buscó el móvil pasando un poco de la horrible mancha que había dejado en la moqueta. Estaba completamente segura de que lo había dejado encima de la mesa del pasillo al entrar. Pero mientras más lo buscaba y menos lo encontraba comenzó a dudar. Ya no estaba tan segura. ¿Y si lo había perdido mientras bailaba como una loca encima de la tarima del Danzoo? ¿ O fue en el Long Play?. Pero antes de volverse loca intentando recordar, lo encontró. Estaba debajo de la cama, bajo la montaña de ropa sucia y medias ya inservibles.
Se percató de que le faltaban datos en su cabecita loca. Bastantes. La mayoría . Luego si tenía tiempo, llamaría a Mario, su mejor amigo, para intentar reconstruir la noche anterior entre los dos.
Era lo que menos le gustaba de aquellas noches. Lo peor del sábado: el domingo.

Miró el móvil. Hacía tiempo que nadie quería saber de ella (a excepción de Mario) o eso demostraban, ya que no recibía una llamada desde... había perdido la cuenta. Pero anoche había recibido dos. Ella, debido a su estado, ni se había percatado del ring del teléfono. Sábado, 12:24 p.m. ADAM. Sábado, 12: 46 p.m ADAM. Además de un mensajito, que eso si que rompió sus esquemas.
Sábado, 12:59 p.m. ADAM.
Estoy aqui Amanda. He venido. Te llevo llamando desde hace un rato y nada. Por favor cógeme el teléfono. Quiero verte y hablar contigo. No es que quiera, es que lo necesito.
Te quiero pequeña.

Maldijo una y otra vez haber encontrado el puto móvil. Pero por dentro algo le hizo sentir un poco mejor dentro de su amargura: Adam, todavía la recordaba.
- To be continued -





6 comentarios:

Maria dijo...

Bueno, tarde para leer el sms pero no para recuperarlo :)
Bonita historia!

Espia Rusa dijo...

Eso está claro, lo peor del Sábado noche, es el domingo por la mañana.

Ese mensaje puede que no le vaya a hacer ningún bien, ella puede caer, o él hacer que ella caiga, seguro que a él eso no le importa ni lo más mínimo.

Mente Insana. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mente Insana. dijo...

Gracias Maria! =)
Esto es ficción...pero lo que venga quiero que sea sorpresa.
Quién sabe... quizás Adam la necesite de verdad. Pero por ahora, todas las opciones son posibles.

Capturadora de sensaciones. dijo...

:O esto es tuyo?
Me gustaría creer que verdaderamente Adam la necesita.Sería bonito que fuera asi.

Niebla dijo...

Sí, pero yo lo veo bastante discutible... Intuyo que, como ya han opinado otros anteriormente, este mensaje va a ser la perdición. No creo que sea bueno, al fin y al cabo, si huyó tendría sus razones, ¿no?
Felicidades, me encanta :) Está genial!!!!