viernes, 30 de abril de 2010

III

Vale, si, te quiero. Pero me cuesta tanto reconocerlo...

- ¡Por fin! ¿Donde te habías metido?
- Qué coño quieres.
- Vengo de buenas. Amanda, por favor...
- ¿Tengo que repetirtelo otra vez?¡Qué coño quieres!
- Necesito hablar contigo.
- Ya lo estás haciendo.
- Joder Amanda, no me lo pones nada fácil...
- ¡Ah! Que si soy yo la que no pone las cosas fáciles el crío mimado se cabrea, ¿no? Ahora que no tiene el niñito la situación controlada viene a lloriquearme, ¿verdad? Pues no, no tengo por qué ponerte las cosas fáciles. Ni si quiera debería ponerte las cosas, ni fáciles ni difíciles, simplemente: no ponértelas. Puedes dar gracias porque te he llamado. Quiero acabar con esto de una puñetera vez.
- ¿Lo dices en serio?¿En serio, Amanda, no quieres volver a saber de mi nunca más?Se sincera.
- ¡¡Lo que quiero es que dejen de jugar conmigo!! Coño, Adam, que tú sólo me quieres cuando te llega la inspiración. Que tu forma de querer es como un puto semáforo estropeado: ¡intermitente!. Que no. Que no sabes ni que coño quieres.
- Te equivocas. Te quiero a ti. Desde que te fuiste no he dejado de imaginar tus ojos, tu sonrisa. Que desde que te fuiste sentía que algo me faltaba, sentía que nada volvería a ser igual. Sentía que por un beso tuyo, hubiera matado si hubiese hecho falta.

(Amanda no puede contener el llanto y sollozando consigue sacar eso que tanto daño le hacia en su interior..)

- Adam, desde que me diste el primer beso hasta ahora, me has ido matando poco a poco, Así que no me vengas con cuentos, que ya no soy aquella idiota que conociste. De ella ya no queda nada. Ya no.

Pi,pi,pi,pi..

2 comentarios:

Capturadora de sensaciones. dijo...

Ella caerá, en el fondo está deseando besarle, abrazarle, siempre dejará un resquicio a la esperanza..
el amor es así, ratos buenos y ratos malos, aprender a querer a alguien tal y como es.Por eso es tan difícil amar.

Maria dijo...

Joder, cuantas veces me habre sentido igual de tonta que Amanda...